Senderos                                                                                         Centro de Prevención y Atencion Terapéutica                                                       Consultas  al  4241-3673 - 4241-1103  o    luisdom11@centrosenderos.com.ar
                                                    MSN  luisdom11@hotmail.com
 
 

Principal

 

 

 

Psicologia

 

 

 

Psicopedagogía

 

 

 

Educación Sexual

 

 

 

Discapacidad

 

 

 

Violencia familiar

 
     
 

Cursos y Seminarios

 
 

 

 

                                       Lic. Luís Alberto Domínguez 

 

                                Educación Sexual

 

 Introducción:
En todos los tiempos históricos, la sociedad ha manipulado y cubierto de mitos y prejuicios el tema de la sexualidad, el cual ha despertado el interés de hombres y mujeres desde los tiempos primitivos hasta nuestros días. Ha impregnado el arte, y la literatura de todas las épocas, las teorías filosóficas; religiones y códigos legales han ordenado la conducta humana estableciendo distintos sistemas normativos respecto de la sexualidad.
Poseer una información adecuada sobre el tema del sexo, puede servir para evitar la aparición de problemas sexuales y contribuir a proporcionar una mejor educación sexual a nuestros hijos y educandos, ayudando a la consolidación de una política comunitaria preventiva en salud sexual.
Podemos afirmar que la sexualidad es una sola: la sexualidad humana, en la cual el motivo primario pasó a ser la obtención de placer y la reproducción fue dejada en segundo plano, se independizo el placer, de la reproducción. Paradójicamente otra particularidad de la misma es que no es necesaria para la conservación del individuo, pero sí de la especie. Podemos decir que con el sexo se nace, la sexualidad humana se hace.
Hoy en día, el placer sexual es un derecho humano básico consagrado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a través de sus documentos oficiales de 1972 y 1975.
El futuro del sexo dependerá de lo que enseñemos a nuestros hijos en la educación formal, pero más importante es el establecimiento de un medio ambiente en el cual los niños, desde su nacimiento puedan desarrollar la confianza en si mismos, el amor propio, y la aceptación de sus propios cuerpos y de sus sentimientos sexuales.

Sexualidad Infantil:
Antes del surgimiento del Psicoanálisis y de los primeros sexólogos de comienzos de siglo, se estimaba que la sexualidad infantil o no existía o era un tema prohibido, y la sexualidad era aquello que aparecía a partir de la pubertad y adolescencia.
La ultrasonografía ha facilitado indicios de que, por espacios de varios meses antes del nacimiento, el feto masculino tiene erecciones reflejas, también muchos recién nacidos varones tienen erecciones a los pocos minutos del parto, como así también las niñas lubricación vaginal y erección clitoridiana.
Una fase fundamental de la sexualidad del bebé se asienta a través de los mimos y caricias entre el y sus padres, la lactancia, el baño y otras actividades son las que instrumentan este vínculo. Los niños de muy corta edad responden de forma muy espontánea con señales de excitación sexual a los múltiples focos de sensaciones físicas, es común que los bebés varones tengan erecciones mientras son amamantados ya que los labios poseen abundantes terminaciones nerviosas sensoriales. Los bebés, empiezan a tocarse o frotarse los genitales tan pronto como su motricidad se lo permite no siempre así sus padres que reaccionan reprobando ese acto, otros, los menos lo toman con más naturalidad. En el tercero o cuarto mes, la estimulación de los genitales va acompañada de sonrisas. Con el correr del tiempo y hacia los dos años aparece una incuestionable curiosidad hacia las partes del cuerpo generando sensaciones placenteras, reaccionado mal ante la prohibición. La reprobación de los padres ante el autoerotismo hace creer a muchos niños que sus genitales son "sucios".
Uno de los postulados del psicoanálisis fue que la sexualidad acompaña al ser humano desde el nacimiento, y la define como toda aquella actividad tendiente a la búsqueda del placer. Esta actividad se lleva a cabo a través de distintas partes del cuerpo denominadas zonas erógenas.
Una de las primeras zonas erógenas que se pone en marcha a partir del nacimiento es la boca. El niño mediante ella satisface la tensión interna alimenticia y además, mediante el mecanismo de succión, obtiene placer. Esto se observa claramente cuando no obteniendo leche del pecho, el pequeño sigue succionado.
El psicoanálisis manifiesta tener la convicción de que ningún niño llega a la pubertad sin que los temas sexuales hayan ocupado ya su pensamiento en los años anteriores.
El niño parece aceptar de buen grado y sin cuestionamiento alguno, como una realidad, a una made y un padre. Su curiosidad sexual comienza a despertarse cuando ve peligrar su exclusividad ante la aparición en su núcleo familiar de un nuevo integrante, al que se denominará hermano, y ante el cuan comienza a manifestar en la mayoría de los casos gran hostilidad, ya que se convertirá en su competidor ante el afecto de los adultos. Bajo el estímulos de estos acontecimientos comienza el niño a reflexionar sobre ¿de donde vienen los niños, o mejor dicho, de donde apareció el intruso que viene a sacarle el lugar de privilegio de hasta entonces?. Para dar una respuesta a esta duda acude a los adultos representativos, fuente de todo conocimiento que son sus padres, quienes al ser interrogados, siempre en el peor de los momentos y no esperándose tal pregunta, responden de una manera muy infantil, tal cual en su momento le respondieron a ellos. Salen del paso recurriendo a la semillita y demás ridiculeces, relato que el niño toma con gran incredulidad y desconfianza. Por tal motivo comienza una investigación por las suyas construyendo lo que se denominan teorías sexuales infantiles, las cuales tienen algo en común, todas erran grandemente, pero cada una tiene una parte de verdad.
Las primeras de tales hipótesis se relaciona con el desconocimiento que posee de las diferencias sexuales anatómicas, por tal motivo le asigna a toda persona incluso a las del sexo femenino órganos genitales masculinos, como los que él mismo conoce por su propio cuerpo. Cuando ve desnuda a alguna niña para no invalidar su teoría se conforma pensando que el pene es aún pequeño y que ya luego le crecerá.
La anatomía ha reconocido en el clítoris femenino el órgano homologo al pene y la fisiología a añadido que en la infancia se conduce en la niña como un verdadero pene, construyéndose en la sede de mayor experimentación de placer por el alto grado de sensibilidad. Todos estos aportes de otras fuentes avalan esta primer teoría infantil.
No es difícil observar que la niña comparte la elevada valoración que su hermano concede a sus genitales. Muestra ante la observación de un hermano, vivo interés por esta parte del cuerpo, generando en ella la envidia de sentirse en desventaja por el pequeño tamaño de su clítoris, a diferencia del varón que teme perder el pene al ver la falta en la niña. La existencia de la cavidad que aloja al pene, es decir la vagina es desconocida totalmente por el niño. De poder contar con este conocimiento para sus deducciones junto con el saber de la excitación de los órganos genitales estaría en la solución de la respuesta para su interrogante. Que el niño se forme dentro de la panza de la madre no le dice nada, se plantea que el padre algo tendrá que ver en todo esto, pero si para él, la madre y el padre tienen los mismos órganos, este conocimiento le cierra el camino a la claridad. El desconocimiento de la vagina hace que piense que el desprendimiento y separación del niño que está alojado dentro de la madre sea a través de un solo camino: el conducto intestinal. Otra explicación sería que nacen por el ombligo y son concebidos mediante un beso. Pensando consecuentemente, el niño niega a la madre el privilegio de parir hijos, ya que si los niños son paridos por el ano también el hombre podría dar a luz. Esto da una respuesta momentánea. Como en los cuentos infantiles que se tiene un hijo a partir de haber comido algo determinado. La tercera de las teorías sexuales surge a raíz de haber sido testigos casuales de la relación sexual entre sus padres. Aunque naturalmente, no hayan conseguido más que una percepción, su interpretación de dicha situación es de carácter sádico donde la parte más fuerte se impone a la más débil, comparando a una lucha cuerpo a cuerpo como ellos realizan con sus compañeros de juego. Las huellas de sangre en las sábanas o en la ropa interior de la madre, por otras razones, le confirman la hipótesis de agresión. Estas serían las principales teorías sexuales típicas del niño, estructuradas por él en la temprana infancia, y que son en muchos casos relatadas por ellos. Quien trabaje con niños y se permita escucharlos sin perjuicios lo podrá comprobar. Hacia los diez años suelen llegar a los niños las primeras revelaciones sexuales. Lo que ya descubren es casi siempre la verdad, esto es la existencia de la vagina y su función, aunque esto no es suficiente para aclarar el problema en su totalidad, ya que desconoce y no puede adivinar la existencia de la sustancia seminal, es decir que el pene destila una sustancia distinta de la orina. La idea de la concepción se va redondeando en el momento de la pubertad, momento en que el niño cuenta con todos los elementos que le permiten entender de dónde y como vienen los niños

Abuso sexual infantil:
Los niños tienen derecho a disfrutar de su infancia, un fenómeno que atenta contra esto es el maltrato infantil. El maltrato existió siempre, aparece un escenario donde los valiosos y poderosos socialmente hablando llegan a creer que tienen el poder para imponer su voluntad a los más débiles. Estos vulnerables y frágiles como son: los niños, las mujeres, los ancianos, los indígenas, los homosexuales, los negros y los discapacitados entre otros, es decir los diferentes, por esa diferencia, anatómica, cultural, racial, étnica y erótica sexual ha devenido en diferencia social y ha justificado hasta legalmente una serie de discriminaciones y maltratos hacia ellos, hablaremos aquí del maltrato a los niños.
Uno de los maltratos más severos es la violación, ya que atenta contra los derechos humanos, esta se lleva a cabo contra la voluntad y siempre genera trauma posterior.
Contra lo que se creía anteriormente por las diversas disciplinas los generadores de abusos a menores son en su mayoría PERSONAS FAMILIARES Y CERCANAS A LA VICTIMA quienes utilizan la ventaja que les da su posición de poder (afectivo, de autoridad, económico), para envolver al niño en actividades sexuales.
Ante una situación de este tipo es importante tener presente:
Creer totalmente en el menor, poner de manifiesto que el ofensor hizo algo malo y que no él o ella. Nunca confrontar al menor con su ofensor, respetar el tiempo y ritmo para hablar sobre lo ocurrido, no forzar, ni silenciar la comunicación, siempre buscar algún profesional con experiencia en este tema.
Los afectados siempre describen los siguientes sentimientos y vivencias: temor, culpa, odio, desvalorización, asco, vergüenza, desconfianza, humillación, aislamiento, ansiedad, depresión, etc.
Los distintos tipos de abusos pueden darse de la siguiente manera:
El menor es sometido a: miradas, manoseos especialmente de genitales, besar eróticamente, apoyatura de genitales, contacto oral-genital.
El adulto somete a: mirada libidinosa, manoseo o hacerse manosear, escuchar insinuaciones o narraciones, besar en la boca u otras partes del cuerpo.
Estos distintos tipos de abuso pueden darse en: medios de transporte, consultorios médicos, casas, comercios, baños, clubes, instituciones educativas, etc.
Muchas veces estas situaciones son ignoradas por:
Negación por parte del adulto, crear un secreto, no pudiéndose hablar del tema, o el menor no puede contar por múltiples razones, negación, o minimización del acontecimiento, lo no hablado no puede procesarse intelectualmente dando lugar al trauma, falta de contención familiar, descalificación del menor.
A partir de estudios estadísticos, se observa que una de cada cuatro niñas y uno de cada ocho niños, será abusado sexualmente antes de llegar a los 16 años, cifra verdaderamente alarmante. En más del 90% el abusador será masculino y en más de un 80% será una persona conocida por el niño.
Los signos de abuso sexual en menores o adolescentes son: llanto fácil sin ningún motivo, cambios bruscos en la conducta y el humor, problemas al dormir, pesadillas, terrores nocturnos, depresión, aislamiento de sus amigos y familia, fobias, tener miedo a que haya algo malo en sus genitales o en su cuerpo, obsesiones, negarse a ir a la escuela o cumplir con sus obligaciones, falta de noción de peligro, conducta agresiva o destructiva, ensimismamiento.
Por último ante un tan cruel panorama, me gustaría plantear que medidas preventivas pueden tomar los padres ya desde la edad temprana de sus hijos:
Enseñarle al niño a valorar su cuerpo y a no permitir que se lo toquen cuando no es necesario.
Remarcar que el respeto a los mayores no quiere decir que tienen que obedecer ciegamente a los adultos y a las figuras de autoridad.
Fomentar el respeto por su cuerpo y el de los demás.
Enseñar a decir que NO.
Estimular y fomentar el dialogo de los acontecimientos cotidianos.
Llegar a consolidar la confianza en si mismo.
 
                                                                                                                                                 CONSULTORIOS:
Av. Yrigoyen 4579 Dto. "B" (Lanús)   Dr. Melo 1521 (Lanús Oeste)

          Laprida 668 (Lomas de Zamora)

TELÉFONOS: 4241-3673 4241-1103       EMAIL: luisdom11@centrosenderos.com.ar

                                MSN: luisdom11@hotmail.com

                                                    PRINCIPAL                                                    ARRIBA